jueves, 18 de diciembre de 2014

Danza en la Fórmula 1

La temporada de Fórmula 1 de este año acabó con Hamilton como justo campeón (si Rosberg hubiera ganado el título por causa de la doble puntuación de Abu Dabi siempre sería cuestionado por ello). Y sin embargo, ya la temporada 2015 comienza con el intercambio de dos de los mejores pilotos de la actualidad: Sebastián Vettel y Fernando Alonso.

Vettel dejó a un equipo tetracampeón como Red Bull (exactamente los cuatro títulos que tiene como piloto) por el siempre deslumbrante rojo de la Ferrari, siendo compañero del último Campeón del mundo con el Cavalino: Kimi Raikkonen.

El anuncio del fichaje de Vettel por Ferrari comenzó como una novela: primero fue anunciado que saldría del equipo, y esa noticia salió de los directores del equipo: Helmut Marko y Christian Horner, anunciando simultaneamente el fichaje de Daniel Kvyat como compañero de Daniel Ricciardo en el equipo. 

En realidad este fue un año dificil para el alemán, no pudo entender el carro, la unidad de potencia del Renault era inferior al Mercedes, y Daniel Ricciardo fue superior en todos los aspectos del Campeonato, al punto de ganar dos carreras y ser (de una forma lejana) el único que pudo competir con los plateados el título. Podemos añadir también el papel de Newey en el diseño de los carros de RBR va a comenzar a dsiminuir para dedicarse a otros eventos deportivos, e incluso asumir un papel de asesor. Además que correr en un equipo con la tradición de Ferrari es algo que debió llamar su atención, y es una forma de emular a su compatriota Michael Schumacher de correr con la marca italiana y formar una nueva era de hegemonia italo-germánica en la F1.

El problema es que Ferrari está en un momento sumamente delicado, Luca di Montezemolo, el hombre que hizo renacer al equipo con ese tándem Schumacher-Todt-Brawn no está más, la restructuración ha sido intensa, y nombre como Pat Fry y Tombazis están saliendo del equipo. Además, claro, que un piloto de la Scuderia debería salir para dar lugar a Vettel, y el elegido fue Fernando Alonso.

Alonso corrió cinco años para Ferrari, vio como Vettel ganaba en sus primeros cuatro (y él tuvo solo dos subcampeonatos) y Hamilton ahora en su quinto año. Con 33 años, no tiene mucho margen de maniobra para escoger equipos, así que Lotus, Force India y Sauber están descartados. Los equipos que tuvieron altos desempeños este año renovaron sus piltos (Mercedes y Williams), Marko nunca tendrá a Alonso como piloto. Por ello, si la opción de Fernando era continuar en el Gran Circo, pues el regreso a McLaren era lo más probable.

Las conversaciones fueron largas y tediosas, pero siempre con el deseo de resolver ese impase del año 2007, cuando el mismo piloto denunció a su equipo ante la FIA por causa de espionaje entre (oh cosas de la vida) Ferrari y McLaren. McLaren fue castigada con una multa de 100.000,00 euros y la descalificación del Mundial de Constructores, Alonso salió del equipo para fichar por Renault, y Ron Dennis perdió fuerza dentro de la Organización. Pero el tiempo (y el $) cura las heridas, y han vuelto para recuperar las glorias perdidas: la de un equipo que no gana un título desde 2008 (justamente fue Hamilton) y Alonso desde 2006 con Renault. Como dicen en mi país: "se junta el hambre con las ganas de comer".

La pregunta para McLaren era sobre el compañero de equipo de Alonso, Button y Magnussen tuvieron una temporada discreta, pero con ese carro no se podía esperar mucho. Experiencia y patrocinio pesaron en la decisión, y salomonicamente mantuvieron los pilotos, solo que Magnussen acabó como reserva del equipo.
La llegada de Honda como proveedor de la unidad de potencia es una añoranza de las glorias pasadas con Alain Prost y Ayrton Senna en los 90. Pero el pasado reciente no da buen augurio: el equipo Honda no terminó de cuajar, dando paso a un Brawn demoledor, y posteriormente este equipazo que es Mercedes. Y sobre viejos amigos que se encuentran para recuperar viejas glorias, la unión Williams Renault no fue algo digno de recordar, salvo la sorpresiva victoria de Pastor Maldonado en España en 2012. Pero, sueños son sueños, y para Alonso, esta es su última carta.

¿Qué podermos esperar? Vettel ya probó los carros de Maranello mientras que Alonso conoce las instalaciones de Woking y los carros previos al 2008. Solo el desarrollo de Honda, más el posible descongelamiento de los motores puede impedir que Mercedes repita la Dictadura de este año.

Suerte para ambos, hasta por el bien de un deporte que ha perdido mucho espacio por ser cada vez más impredecible en los despachos, y aburrido en pista

viernes, 19 de septiembre de 2014

Problemas con la violencia, o con las drogas?

 La Liga de Fútbol Americano de los EEUU (NFL) está con un problema muy serio de violencia doméstica entre sus jugadores. Los casos recientes de Ray Rice, Adrian Peterson, Greg Hardy y Ray McDonald han sido titulares en las portadas de los periódicos y sites de deportes en el mundo entero (inclusive en paises como España y Brasil). Sin embargo, el artículo del es-jugador de la NFL Raúl Allegre, enfatiza un problema mayor: el uso de hormonas de crecimiento (HGH) por parte de los jugadores de la Liga.

No soy médico, pero viendo el actual panorama de violencia, y que es ahora que la liga está comenzando a tener una política contra esa droga, ¿ella no seria responsable por la violencia que vemos fuera del campo? Es verdad que ese deporte es violento, aunque podemos decir que es una violencia reglamentada con el fin de obstruir el avance del contrario y no lesionarlo. La hormona de crecimiento humano ayuda a restablecer el cuerpo de lesiones, y a aumentar la masa muscular, ¿y no tendría un efecto en el comportamiento humano?

Algunos sites como health.com, la Universidad Técnica de Munich, e incluso Livestrong alertan sobre el uso de la HGH en el comportamiento de las personas. Si eso es de conocimiento médico, ¿cómo la Liga permitió eso? ¿Qué principios éticos usaron los médicos para permitir el uso indiscriminado del mismo? Y si no fue médico, entonces hablamos de tráfico de drogas dentro de la Liga.

Creo que suspender al jugador es un buen precedente, aunque fue hecho de forma inconsistente por parte de los equipos, sin embargo, estoy de acuerdo con Raúl de que el problema mayor no es ese, es el uso y abuso de drogas. O dan el ejemplo con relación a eso, o muchos aficionados, particularmente mujeres y niños, dejarán de ver el espectáculo, como ya aparece en un articulo de la BBC.

Que el Comisionado haga su trabajo, y que continue ofreciendo un espectáculo que respete la vida de los jugadores (conmociones cerebrales y lesiones permanentes en el cuerpo), sus familias y aficionados.

sábado, 12 de julio de 2014

Vexame!!!!!

Con esa palabra fue catalogada la peor derrota de la selección brasileira de fútbol en cualquier evento oficial. Ella signfica "vejación".

Han pasado cuatro días desde aquel juego, y aqui siguen comentando en los medios de comunicación y redes sociales. ¿Por qué? Por causa de lo que el fútbol representa para la sociedad brasileña. Quien no ha tenido la experiencia de vivir aqui (no como turista, sino por un período de tiempo mayor) entenderá.

Lo cierto es que, de perder Brasil contra Holanda, muchos piensan que el duo Felipão-Parreira renunciará (porque la CBF extraoficialmente los ratificó en sus cargos), y varios jugadores le dirían adiós a la canarinha. Si ganan, habrá tregua mientras la afición aguardará los dos amistosos que habrán este año para dar su sentencia.

Aquel fantasma uruguayo que recorrió Rio antes de la Copa ya no está solo. Ahora hay uno alemán, y los fantasmas holandeses y argentinos están en la sala de espera, aguardando el resultado del fin de semana.

Hasta entonces.